que ver en la habana

QUÉ VER EN LA HABANA EN 2 DÍAS. LOS 25 IMPRESCINDIBLES.

Si has llegado a este post es porque estás pensando visitar La Habana, la capital de todos los cubanos, la nuestra. Geo vivió allí desde que nació y yo, a pesar de no ser habanera, un día me enamoré (de la ciudad) y ya no pude escaparme. Pero…¿Qué ver en La Habana?

Como anfitriones orgullosos de lo nuestro, nos correspondía hacer este post para darte nuestra opinión sobre los sitios que no te puedes perder en La Habana en tu primer viaje. Queremos que conozcas la ciudad lo mejor posible según el tiempo que tengas. A lo mejor, también te enamoras tú y te unes al club.

Aquí te dejamos nuestra lista de los 25 sitios imprescindibles que ver en La Habana en 2 días, según nuestro criterio.

Allá vamos…

Día 1: Conociendo La Habana Vieja

Para este primer día te recomiendo La Habana Vieja. Tiene un encanto peculiar que te alegrarás de descubrir el primer día y … !Adivina¡ Puedes visitar casi todos los sitios a pie.

Parque Histórico-Militar Morro-Cabaña

Fortaleza militar Morro -Cabaña. La Habana. Cuba.
Castillo del Morro.

Es la fortaleza colonial más grande de América y Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO. Su construcción se inicia desde el siglo XVI por los españoles, como sistema defensivo ante el ataque de corsarios y piratas.

Por aquel tiempo la bahía se cerraba todas las noches a las 9:00 pm, tirando una cadena desde este punto hasta el Castillo de La Punta, al frente.

Los mejores momentos del día para visitarlo serían temprano en la mañana o en la tarde para ver la conocida ceremonia de “el Cañonazo”, que recrea lo que en aquella época pasaba todas las noches.

Trata de llegar como mínimo 30 minutos antes de las 9, para comprar entradas (unos 7,00 €), asegurar un buen puesto y ver bien toda la ceremonia.

Cristo de La Habana

Cristo de La Habana. La habana. Cuba.
Cristo de La Habana.

Este sitio está muy cerca del Morro- cabaña y tiene una escultura de Cristo bendiciendo la ciudad, toda de mármol de Carrara, de 30 metros de altura y a 51 metros por encima del nivel del mar.

Te imaginarás las vistas de la ciudad que tiene Cristo desde ahí, y por supuesto, las que tendrás tú también. Solo digo que la de Brasil tiene 30,1 metros de altura… Así que la nuestra no está nada mal y encima, visitarlo es gratis.

Capitolio de La Habana

Capitolio Nacional de Cuba. La Habana. Cuba.
Capitolio de La Habana.

Imponente edificio construido en 1929 como sede del Cuerpo Legislativo de la República de Cuba. Está inspirado en parte en el Capitolio de los Estados Unidos de América, aunque a los cubanos siempre nos gusta aclarar que la cúpula del nuestro es 1 metro más grande y 1 metro más ancha.

Marca el punto cero de las carreteras de Cuba y en su interior alberga, entre sus muchas obras de arte, la Estatua de la República, tercera más alta bajo techo del mundo, recubierta en oro de 24 kilates y representante de nuestra república invicta. Una foto en este sitio es casi obligatoria.

Gran Teatro de La Habana y Parque Central

Parque Central y Gran Teatro de la Habana Alciia Alonso. vista desde las alturas.
Parque Central y Gran Teatro de La Habana.

Este teatro fue inaugurado en 1914 para ser la sede del Centro Gallego de La Habana. Abarca toda una manzana y por dentro posee un teatro, 2 salones de baile, un antiguo casino, oficinas y cafés, que valen la pena conocer durante su recorrido guiado.

Hoy es la sede del Ballet Nacional y uno de los lugares más fotografiados de toda Cuba junto al Parque Central. En sus carteleras podrás encontrar espectáculos de música, danza, teatro y hasta de flamenco.

Te recomendamos tomarte un café en su terraza y experimentar el movimiento del pleno centro de la ciudad.

Paseo del Prado

Paseo del Prado. La Habana. Cuba. Habana Vieja.
Paseo del Prado. La Habana

El nuestro está hecho de mármoles de diferentes colores, con árboles frondosos y varios leones que protegen las entradas. Este ambiente pintoresco llamó la atención de la casa francesa Chanel, y en 2016 se convirtió en la primera pasarela de esta marca en toda Latinoamérica.

Lo que nos gusta de este sitio es que a menudo puedes encontrarte las más pintorescas escenas de La Habana: niños de escuelas cercanas que practican deporte, la típica cubana de la zona que grita hacia un balcón, chicos de escuelas de arte que ensayan su coreografía o grupos de amigos que allí han quedado para descansar o conversar un rato.

Calle Obispo

Calle Obispo. Habana Vieja. La habana. Cuba.
Calle Obispo. Habana Vieja.

Siempre he pensado que esta calle es una mezcla entre el callejón Diagon de Harry Potter y alguna callejuela de Sevilla. (ojo, es lo que me parece a mí).

A lo largo de ella, te tropiezas con músicos ambulantes, tiendecitas de artesanías, pequeños hoteles, antiguos museos, restaurantes, cafeterías, estatuas vivientes, sastrerías, galerías de arte y hasta tiendas de artículos raros.

Por supuesto, también tiene su punto de asedio al turista, pero nada que agobie o apague la belleza de tanta callejuela estrecha, casonas coloniales de todos los colores del arcoíris y música cubana al 100.

Bar El Floridita

Bar Floridita Habana Vieja. La Habana. Cuba.
Bar Floridita Habana Vieja. Foto por Richard Hurd

Este bar te recibe a las puertas de la calle Obispo. Es famoso por su Daiquirí, aunque para nosotros es muy cuestionable el hecho de que allí se haga “el mejor Daiquirí de Cuba” (Nuevamente, en nuestra humilde opinión).

Pero eso sí, es mundialmente famoso. Funciona desde 1817 y era el bar preferido del célebre escritor y periodista estadounidense Ernest Hemingway. Por cierto, cuando tomaba muchos Daiquirís en el Floridita, tenía su habitación cerca, en el Hotel Ambos Mundos, también por la calle Obispo.

Otro que se unió al club de fans de esta ciudad y se quedó a vivir.

Catedral de La Habana y alrededores

Plaza de la Catedral. Habana Vieja. La Habana. Cuba.
Plaza de la Catedral. Habana Vieja.

Nuestra catedral habanera no es de las más grandes, pero es inconfundible. Tiene un estilo barroco italiano y su verdadera belleza radica en su irregularidad. Muchos estudiosos describen su arquitectura como barroca, de las más radicales.

En su interior te sorprende un piso de mármol blanco y negro, así como varias reliquias de arte sacro, algunas confeccionadas en Roma, así como las tumbas de célebres personalidades y obispos de la capital.

La plaza que enmarca es una de las 4 fundamentales del Centro histórico. En su momento fue sitio de celebraciones y paseos de la más alta aristocracia. Hoy día, aún se celebran grandes actos, como la tradicional cena de fin de año.

Bodeguita del Medio

Bodeguita del Medio. Habana Vieja. La Habana. Cuba.
Bodeguita del Medio. Habana Vieja

Otro de los sitios más famosos de la capital. Lo que más nos impresiona de allí es la cantidad de personalidades que han pasado por este pequeñito rincón y han dejado sus nombres grabados en las paredes.

A pesar de ser muy turístico, vale la pena pasar a inspeccionar, ya que queda de camino hacia la plaza de la Catedral.

Plaza de Armas y alrededores

Templete en la Plaza de Armas. Habana Vieja. La Habana. Cuba.
Templete en la Plaza de Armas. Habana Vieja.

Esta plaza marca el nacimiento de la Villa de San Cristóbal de La Habana, es el lugar donde todo comenzó. Es por ello que tiene a su alrededor edificaciones de gran importancia, como el Palacio de Los Capitanes Generales, el Palacio del Segundo Cabo, el Castillo de la Real Fuerza, La Casa de los Condes de Santovenia y El Templete.

Si tienes que elegir a cuál entrar, te recomendamos el Palacio de los Capitanes Generales ( hoy Museo de la Ciudad) y el Palacio del Segundo Cabo.

El Templete es nuestro pequeño templo greco-romano. En su interior encontrarás 3 pinturas alegóricas a la fundación de la villa y en su exterior tienes la ceiba milagrosa.

Los habaneros creen que tras dar 3 vueltas a la ceiba, tocarla 3 veces y lanzar una moneda, se cumplirá tu deseo.

Vale la pena intentar, no?

Plaza de San Francisco de Asís o Plaza de las Palomas

Plaza de San Francisco de Asís. La habana. Cuba.
Plaza San Francisco de Asís. Habana Vieja. Foto por Stephen Colebourne

En mi opinión, una de las más bellas Se construyó precisamente para esperar las bonanzas que traían los barcos desde América y despedir los que se iban hacia el puerto de Sevilla en Europa.

Como en sus inicios tenía un origen comercial, allí destaca la espectacular Lonja del Comercio, hoy edificio de oficinas.

Siempre tendrás un oficial de guardia, impidiendo el paso hacia dentro, pero vale la pena asomarse y curiosear.

Al otro lado tienes la Iglesia y convento San Francisco de Asís y la Fuente de los Leones en el centro, una de las más lindas de toda La Habana.

Y para reforzar el pedido que le hiciste a la ceiba en la Plaza de Armas, aquí tienes otra oportunidad. Toca la barba de la estatua del Caballero de París en la Plaza de las Palomas, que según dicen los habaneros, también cumple todos los deseos.

Museo del Ron Havana Club

Museo del Ron Havana Club. La Habana. Cuba.
Museo del Ron Havana Club. Foto por Ian Usher

De este museo lo que nos fascina es su ambiente. Tal parece que los de ahí adentro todos han degustado la bebida y son un sin parar de música, jaleo y alegría.

Tienen un recorrido guiado para mostrarte el proceso de elaboración de nuestro Ron Havana Club  y el precio te incluye una pequeña degustación.

Plaza Vieja

Plaza Vieja. Habana Vieja. Cuba.
Plaza Vieja. Habana Vieja. Foto por Traveljunction

Lo interesante de esta plaza es la diversidad de usos que tuvo durante su historia. Este espacio sirvió de parque público, anfiteatro, teatro, mercadillo, plaza de toros, escenario de procesiones religiosas, proclamaciones reales y hasta de ejecuciones públicas.

Si tienes algo de tiempo, entra a alguno de estos sitios que la enmarcan: Planetario de La Habana, Cámara Oscura, Fototeca de Cuba o al Museo del Naipe. También podrías sentarte en uno de sus tantos cafés y restaurantes, para disfrutar de las vistas, los sabores y la música.

Museo de Bellas Artes. Arte Cubano

Museo Nacional de Bellas Artes. Edificio de Arte Cubano.
Museo Nacional de Bellas Artes. Edificio de Arte Cubano. Foto por Eric Parker

El Museo Nacional de Bellas Artes se divide en 2 edificios diferentes, uno de Arte universal y el otro de Arte Cubano. Si tienes que elegir, decídete por el de Arte Cubano, que queda en Avenida de La Misiones, muy cerca del Prado.

Si te apasiona el arte, un recorrido guiado por lo mejor del arte de la Isla desde el siglo XVI cuesta alrededor de 5 € y dura 1:30 aproximadamente. Este sitio también tiene una interesante cartelera de eventos de música en vivo, teatro y danza.

Mercado de San José

Mercado de Artesanía San José. La Habana Vieja.
Mercado de Artesanía San José. La Habana

El mejor mercado para comprar artesanía, o como decimos en Cuba, la “pacotilla”, es sin dudas este lugar. Y es que allí tienes la suma de todos los pequeños puestecitos que has visto por el camino y mucho más. Es el mayor mercado de artesanías que podrás ver en La Habana.

Desde bisutería típica y ropa hecha a mano hasta pinturas en óleo y mercadillo de antigüedades. Si no ves lo que buscas, solo pregunta, siempre está el comerciante que no lo tiene, pero conoce a otro que lo está vendiendo.

Show Tropicana

Show de Tropicana.
Cabaret Tropicana.

Para la noche, te proponemos este sitio. El llamado Paraíso bajo las estrellas. Allí encontrarás un show muy diverso, una mezcla de ballet, circo, varios géneros musicales cubanos y caribeños, así como bailes afrocubanos.

La fusión de todos hace un conjunto muy cubano y nada parecido a otros. Eso sí, vete cenado, ya que la comida no es de las mejores. Un secretito que no te dirán en ninguna agencia de viajes. 😉

Para  reservas, puedes hacerlo aquí, o en buro de turismo de algunos hoteles en La Habana, también directamente en el lugar.

Malecón de La Habana

Malecón Habanero. Habana. Cuba.
Malecón Habanero.

Es el terminar de la ciudad, un muro y paseo marítimo con más de 8 kilómetros de largo, que separa La Habana del Mar Caribe. Siempre hay aficionados pescando, reuniones de amigos o músicos deambulando con una guitarra y un par de claves.

Mientras, al otro lado, encontrarás algunos restaurantes, bares, cafeterías a los que acudir en la tarde y noche. Puedes visitar una parte caminando o a la manera más guiri: como parte de un paseo en auto americano descapotable.

Museo de Los Orishas

Cuba tiene mucha influencia africana, que se ve estampada también en algunas de sus religiones más practicadas: las afrocubanas. Si quieres conocer de manera rápida un poco sobre el arte, cultura y religión afrocubanas, este museo de la Asociación Yoruba de Cuba es ideal.

Y aquí aprovechamos para recomendarte que si tienes más tiempo y deseas aprender más sobre religiones afrocubanas en Cuba contrates una excursión, ya que es una de esas experiencias que con la explicación adecuada cobra vida propia.

Te recomendamos esta, porque los guías son excepcionales y al final incluye una visita a un sacerdote (babalawo, en la religión afrocubana) que te adivinará el futuro, si estás dispuesto, claro.

Día 2: Visitar La Habana Moderna

Ya conociste la parte más antigua, ahora toca visitar la moderna no? El inconveniente es que para esta otra zona los sitios están un poco alejados unos de otros, así que tendrás que elegir un transporte para moverte en La Habana.

Consultar TODAS las Opciones de Transporte en La Habana.

Cementerio de Colón

Cementerio de Colón en el Vedado. Cuba.
Cementerio Colón en La Habana. Foto por Bit Boy

¿Qué sentido tiene visitar un cementerio? Sí, yo también me lo preguntaba hace ya algunos años cuando lo visité la primera vez por curiosidad.

Esta necrópolis es la más grande de América Latina y la tercera del mundo. Es la glamourosa casa final de muchas personalidades capitalinas y de los alrededores. Muchas de las tumbas que allí se encuentran son verdaderas obras de arte, al punto de que se calcula que la suma de todas sus riquezas ronda los 1000 millones de dólares.

Además de esto, muchas son las historias y curiosidades ligadas a sus huéspedes, como La Milagrosa, a la que acuden cientos de personas pues concede deseos; el hombre que fue enterrado de pie o uno de los pocos sobrevivientes del Titanic fallecido de muerte natural.

Plaza de la Revolución

Vista desde el mirador de la Plaza de la Revolución. Punto más alto de la ciudad.
Vista desde el mirador de la Plaza de la Revolución. Punto más alto de La Habana.

Dejando a un lado las opiniones políticas, esta plaza, representativa de la Revolución Cubana, protagonizada por Fidel Castro, es parte de la historia de nuestro país y uno de los imprescindibles que ver en La Habana. Incontables marchas, conciertos y manifestaciones han tenido lugar aquí durante más de 60 años.

Al llegar, te reciben los imponentes rostros de Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara desde 2 edificios representativos. El monumento José Martí, en su centro, constituye el punto más alto de la ciudad, con casi 142 metros de altura. El mirador del último piso tiene una vista 360 que no te puedes perder.

Taller de autos antiguos

Autos antiguos en La Habana.
Autos Antiguos en La Habana, Cuba.

Cuba, y en especial La Habana, es un museo andante de coches americanos antiguos. Aquí los coches son caros, y cuando digo caros, no estoy jugando. Por lo que la mejor manera de tener un transporte privado es conservando el del padre, abuelo o tatarabuelo.

Si quieres conocer cómo estas hazañas pintadas de todas las tonalidades del arcoíris han sido posibles, deberás llegarte a un taller de autos americanos. Te recomendamos el de Nostalgicar, uno de los mejores, en donde visitas el taller y además tienes incluido un paseo en coche americano por La Habana.

Barrio de Miramar y la 5ta Avenida

Otro sitio para recorrer durante tu paseo en coche americano descapotable . Está en La Habana Moderna. En esta zona vivía la más alta aristocracia cubana antes de 1959, año en que triunfa la Revolución Comunista.

De estos parajes nos encanta el esplendor de las mansiones, todas diferentes y encantadoras, como si compitieran por mostrar su opulencia. Hoy es zona de embajadas, empresas extranjeras y centro de negocios de la capital.

La 5ta Avenida es el segundo paseo más hermoso de La Habana, luego del Paseo del Prado en la parte antigua.

Fábrica de tabacos

Fábrica de tabacos de La Habana. Partagás.
Fábrica de tabacos Partagás. La Habana

La Fábrica Partagás una de las más antiguas de Cuba y actualmente es un museo en funcionamiento. Aquí llegan las hojas de tabaco secas y, a través del proceso de torcido, que se hace aún manualmente, se elabora el famoso puro cubano, el mejor del mundo. Es un excelente lugar para comprar puros cubanos de excelente calidad.

Podrás contratar un guía en el mismo sitio para que te cuente un poco más sobre la historia de este antiguo sitio y puedas apreciar mucho mejor el proceso y adentrarte en su ambiente.

OJO! Te recomiendo reservar la visita con tiempo desde una agencia de viajes o desde un buró de turismo de un hotel en La Habana. Los cupos por día son limitados.

La visita guiada cuesta 10 USD y el recorrido dura 30 minutos.

Si no hay disponibilidad para el día que tenías destinado en esta fábrica, también tienes otra que ver en La Habana : Fábrica La Corona, que es más moderna, pero tiene también su encanto.

Hotel Nacional de Cuba

Hotel Nacional de Cuba. La Habana. Cuba.
Hotel Nacional de Cuba.

Este hotel, no solo ha servido de alojamiento a una laaaarga lista de personalidades, como Errol Flynn, Marlon Brando, Winston Churchill, Alexander Fleming, Meyer Lansky, Lucky Luciano, Alejo Carpentier, también a incontables jefes de estado y monarcas europeos.

Te recomendamos que explores el jardín, en donde sobreviven 2 antiguos cañones del siglo XVIII, así como una serie de túneles que se utilizaron como refugio durante la “Crisis de los Misiles”, una de las pocas ocasiones en que el mundo se tambaleó con el peligro de una guerra nuclear.

Tienen allí un tour guiado para visitar las habitaciones con más historia, el Salón de la Fama, donde encontrarás las fotografías de casi todas las personalidades que por allí han pasado, así como su enorme terraza con vistas al Malecón habanero. Tomarse un coctel en esta terraza al atardecer es casi imprescindible.

Fábrica de Arte Cubano

Y, por último, para la noche, te proponemos este sitio. Una antigua fábrica de aceite, convertida en lugar cultural nocturno por excelencia. En sus diversas salas alternan exposiciones de arte contemporáneo con obras de teatro, música en vivo, cine de gran pantalla y cocteles variados.

Siempre he pensado que este sitio tiene ese aire de fiesta escondida, secreta. La verdad es que es un lugar especial, que no te puede dejar indiferente y en el que te sientes libre para bailar, conocer gente o simplemente caminar para descubrir todos los secretos que ese día te tenga preparados.

La entrada cuesta 2 USD (menos de 2 €) y por ese precio podrás andar a tus anchas por las salas que te gusten. Están abiertos desde las 8:00 PM hasta las 3:00 AM, de Jueves a Domingos.

Y ahora sí, ya hemos terminado con los 25 imprescindibles que ver en La Habana que elegiríamos si tuviéramos 2 días. Esperamos que este post te haya sido de ayuda.

¿Cuál ha sido tu sitio preferido?

No olvides compartir este post con tus amigos o dejarnos tus vivencias, preguntas y sugerencias en los comentarios, nos encantaría conocer tu opinión.

Ya sé que para visitar todos los lugares en 2 días debes crearte un itinerario muy preciso. Date una vuelta dentro de una semana, porque lo estamos preparando y pronto lo subiremos al blog.

Mientras tanto, te sugerimos que revises este otro post en el que te damos algunos trucos sobre cómo moverse en La Habana sin pasarte de tu presupuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *